¿Cómo crear una campaña efectiva de buzoneo en 7 sencillos pasos?

El buzoneo es una de las estrategias más utilizadas en el ámbito del marketing a través de medios no convencionales. Ello se debe a que las empresas obtienen interesantes ventajas aplicándolo. Sin embargo, para obtener estos beneficios es necesario llevar a cabo una campaña efectiva. Es este motivo el que nos ha llevado a lanzar este post con los siete pasos que determinan el éxito de un buen buzoneo. Sigue leyendo

Las 5 claves imprescindibles para lograr un buen buzoneo. Clave número 1: elegir un buen proveedor de buzoneo

En artículos anteriores hemos visto que el diseño del folleto, la definición del target, la selección de la zona geográfica a repartir y el control del buzoneo son cuatro puntos imprescindibles para lograr el éxito de una campaña de marketing directo. Ahora veremos la quinta y última clave, sin la que no sería posible llegar a conseguir y, sobretodo, coordinar e interrelacionar las anteriores. Nos referimos a la elección del proveedor de buzoneo. Sigue leyendo

Las 5 claves imprescindibles para lograr un buen buzoneo. Clave número 2: detección del público objetivo (target)

Control del buzoneo, diseño del folleto, proveedor de buzoneo, zona geográfica…. Estos son cuatro de los puntos fundamentales de una buena campaña de marketing directo. Pero para cerrar el pentágono necesitamos también otro aspecto: conocer el perfil del público potencial del producto o servicio anunciado.

Sigue leyendo

Las 5 claves imprescindibles para lograr un buen buzoneo. Clave número 3: la elección de la zona a buzonear

En anteriores artículos hemos hablado de dos aspectos clave del buzoneo como son el control del buzoneo y el diseño del folleto. No obstante, si una buena estrategia de reparto de folletos fuese como un edificio, este se tambalearía si se descuidase alguno de los otros tres elementos clave: la contratación de un buen proveedor de buzoneo, la identificación del público al que va dirigido y la selección de la zona que conviene a buzonear. Vamos a ver en qué consiste este último aspecto.

Sigue leyendo